Ángel Pérez Galán participará en los mundiales de atletismo en Nueva Zelanda

13/12/2010

El atleta pileño de 29 años afronta esta importante cita con ilusión y con el objetivo de hacer una buena marca. Pilas Informa ha charlado con él para conocer sus sensaciones antes de partir hacia las antípodas

Christchurch es una ciudad de Nueva Zelanda, la segunda más grande del país tras Auckland con alrededor de 400.000 habitantes, una ciudad fundada por los británicos allá por 1850. Esta metrópoli situada en la otra cara y hemisferio del mundo es la meta de uno de los atletas más populares de la localidad. Y es que Ángel Pérez Galán cruzará el planeta para disputar allí el Campeonato del Mundo de Atletismo para discapacitados que tendrá lugar del 15 al 31 de enero de 2011.
A sus 29 años de edad, Ángel sigue dando lecciones de superación y ahora se propone poner su nombre, y por extensión el de Pilas, en lo más alto de esta campeonato. Sus comienzos no fueron nada fáciles. No en vano, recuerda Ángel que no fue capaz de dar una vuelta a la cuerda del Polideportivo la primera vez que se puso a correr. Igualmente, la primera vez que participó en una carrera popular no fue capaz de llegar a la meta. Ahí se dio cuenta de lo duro que llega a ser el atletismo e, incluso, pensó en abandonar varias veces, pero siempre su lucha y sus ganas por seguir corriendo han ganado a esos pensamientos pesimistas.
Hoy es uno de los atletas andaluces discapacitados más sobresalientes, pero, sin embargo, costó que apostaran por él. Incluso en sus comienzos tuvo que desplazarse a la capital hispalense para encontrar alguien que le atendiera en los entrenamientos puesto que en Pilas en un principio se olvidaron un poco de él. Siguió entrenando y mejorando sus marcas. Sus amigos y compañeros de entrenamiento abandonaron el atletismo, pero él, con la constancia por bandera, siguió adelante.
En su primer campeonato de Andalucía ya demostró que tenía madera de gran atleta. Su progresión seguía viento en popa, así hasta que se proclamó campeón de España. A partir de entonces, varios éxitos que lo ha llevado a viajar por toda España y parte del mundo, como en las Paraolimpiadas de Atenas en 2004. Ahora toca Nueva Zelanda, una nueva meta, un nuevo objetivo.
PILAS INFORMA ha hablado con él para ver cuáles son sus sensaciones de cara a esta importante competición.
No es la primera vez que sales fuera de España a competir, ¿no?
No, en 2004 participé en las Paraolimpiadas de Atenas; en 2005 en el Campeonato de Europa celebrado en Finlandia; en 2006, en el Campeonato del Mundo de Assen (Holanda); en 2007 en Bélgica, en 2009 en Alemania y en 2010 en Túnez, en los tres casos para distintos meeting internacionales.  
Pero, ¿qué se siente al saber que vas a cruzar el planeta de cabo a rabo?
No me lo planteo, solo veo reconocido el esfuerzo de los entrenamientos que realizo día a día.
¿Con qué expectativas afrontas el campeonato?
El simple hecho de haberlo conseguido ya es gratificante. Tener una experiencia más y, por qué no, ya que estaré ahí, darlo todo para obtener el mejor resultado.
¿Esperabas esta convocatoria o te ha sorprendido?
No es algo que me sorprenda, ya que para poder participar no es cuestión de que te convoquen o no. La cuestión es realizar unas marcas mínimas establecidas y habiéndolas realizado, era lógico ser integrado en el equipo nacional.
Adentrándonos ahora en los comienzos de tu carrera, ¿cómo y por qué empezaste a correr?
Fue algo que empezó más o menos en 1995, como un entretenimiento y adentrándome en un mundo desconocido que al final me ha dado muchas satisfacciones. Mi único interés era pasarlo bien en las competiciones populares y así hasta llegar a participar en las Paraolimpiadas.
Actualmente, ¿cuántas horas semanales dedicas a entrenarte?
Depende de la época de la temporada y el tipo de entrenamiento a realizar, pero viene a ser un trabajo de dos horas y media diarias.
Seguramente te quedarán algunos sueños que cumplir, ¿no?
Conseguir una medalla en un campeonato internacional. Después del diploma olímpico de Atenas, ya me siento bastante satisfecho, pero nunca hay que dejar de luchar.
Antes de despedirnos, ¿te gustaría dar las gracias a aquellas personas que han estado contigo?
Sí claro. Desde un principio al Ayuntamiento de Pilas, incluso a veces a personas que ya no forman parte de él; José García Catalán (Currino); a Julio Iglesias Galán, apoyo indispensable que nunca falta; a mi familia a quienes les debo mi trabajo; a la Federación Española de Atletismo de Parálisis Cerebral, quienes se han volcado conmigo en todo momento; a mis compañeros de Viaje, y a todos aquellos que a diario me muestran su apoyo: entrenadores, atletas, técnicos, etc.

Ángel Pérez Galán