IMG_7851.PNG

Más de 500 personas asistieron ayer a la conferencia de Supernanny "Educar para la felicidad"

07/02/2016

La psicóloga Rocío Ramos-Paul, famosa por protagonizar el programa de televisión “Supernanny” visitó ayer nuestra localidad para dar una conferencia propiciada por la asociación Arpial, que la ha enmarcado en su campaña "Esto no debería ser normal".

Más de 500 personas, sobre todo parejas jóvenes, se dieron cita en los Salones “El Mantillo” para escuchar algunas sugerencias y consejos que la propia Ramos-Paul pone en práctica en su día a día, en sus libros y programas de televisión. Por parte del Ayuntamiento de Pilas, ente colaborador con esta actividad, estuvieron presentes los concejales Antonio Barragán, Ana Mª Becerril y Rocío Barragán.

Manuel Monsalves, presidente de Arpial y presentador, dio paso a Rocío Catalán, psicóloga de la asociación para hablar del estudio consumo drogas adolescentes llevado a cabo recientemente en nuestro pueblo. Tras ella, Mª Pepa Bernal, pedagoga y coordinadora Arpial, puso sobre la mesa la necesidad de trabajar el tema de la prevención de las adicciones en la población joven.

Tras ella, Antonio Catalán, delegado de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Pilas, insistió en que “la prevención que no es cosa de los colegios, la escuela es un medio más de colaboración. Enseñar a los niños el autocontrol, es fundamental saber decir no”. Según el delegado, “debemos enseñar a nuestros hijos a vivir en una sociedad en que las drogas están presentes pero deben saber decir no” y se deben “responsabilizar de las decisiones que toman”.

“Educar para la felicidad” -título de la conferencia de Rocío Ramos-Paul- es el objetivo que sin duda buscan los padres allí reunidos. La psicóloga sintetizó su discurso antes de comenzar asegurando que “lo fundamental para que un niño sea feliz es que se sienta seguro, protegido, querido y valorado”. Durante más de una hora estableció pautas aplicables tanto a niños de 0 a 3 años -momento en que según ella “hay que iniciar los hábitos y rutinas”- como para los de 6 a 8 -que “ya están preparados para aprender”- y finalizó dando consejos de cara a los cambios de conducta que se produce en los adolescentes. 

Ramos-Paul habló de aplicar límites y normas desde que nacen hasta que son adultos y la necesidad de aprender las consecuencias de un comportamiento, ya que la tolerancia a la frustración que es la vacuna a la agresividad. Según la psicóloga, para establecer con éxito un límite: se debe dar un clima familiar de afecto y cariño, estar convencido de lo que se tiene que cumplir y las consecuencias deben ser alabanzas y premios para los casos positivos y extinción de la conducta indeseada y castigo en el caso opuesto.

En referencia a los niños ansiosos y agresivos añadió que “su autoestima quedará estrechamente ligada a la posesión de cosas materiales”. En estos casos es imprescindible trabajar la inteligencia emocional.

Por último, como consejo para los adolescentes, Rocío Ramos-Paul aconsejó “evitar discusiones, buscar situaciones neutras (correr juntos, ir de compras, ver tele...), empezar una relación distinta porque adolescencia es etapa diferente, entran en conflicto muchas cosas”. También resaltó una frase muy gráfica dirigida a los padres: "no voy a discutir, voy a disfrutar". En casos en los que la relación con los hijos se vuelve compleja, es incuestionable “buscar cualidades positivas y decírselas, fomentar diálogo y escuchar lo que dice porque la regañina crónica no puede definir la comunicación diaria, no llegar a la sobreprotección, hacer ejercicio de reflexión y un ejemplo de negociación, crear acuerdos parciales y centrarse en una conducta”.

 IMG_7835

IMG_7836