Medina Garvey reconocida con el premio ?Empresa Familiar? en la Noche de la Economía Sevillana

06/10/2010

El presidente de la firma pileña recibió el premio de manos de los Príncipes de Asturias en una gala celebrada en los Reales Alcázares de Sevilla y que contó, además, con la presencia del alcalde de la capital y del presidente de la Junta de Andalucía

Que una empresa pileña reciba un premio de manos de los Príncipes de Asturias no es un hecho que suceda todos los días. Este honor le correspondió a la firma Medina Garvey el pasado 14 de septiembre durante la segunda edición de la Noche de la Economía Sevillana, una gala organizada por la Cámara de Comercio de Sevilla y la Confederación de Empresarios de Sevilla. Los Reales Alcázares de la capital, con un auditorio que albergó a alrededor de un millar de personas, fueron testigos de este momento clave en la historia del empresariado pileño.
El momento esperado llegó cuando el presidente de la firma, Luis Medina de Córdoba subía a la plataforma para recoger el galardón en la categoría “Empresa Familiar” de manos de don Felipe y doña Letizia. Otros asistentes ilustres a esta velada fueron el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.
Medina Garvey, grupo empresarial consolidado que ha diversificado su negocio en las áreas eléctrica y comercial, explotaciones agrícolas y sector inmobiliario, tiene su germen en el afincamiento en Pilas de Luis de Medina y Garvey (1870-1952), quien hereda unas propiedades de tipo artesanal y las mecaniza e industrializa con capital vasco, procedente de la familia de su mujer, Amelia de Vilallonga. Antes de su llegada, Pilas era un pueblo agrícola y minifundista; tras ella, la localidad adquiere un carácter industrial con iniciativas empresariales en los campos del aderezo de aceituna, de las bodegas vinícolas, de la industria maderera, de la electricidad y del cuero. Entre sus realizaciones destaca el impulso que otorga a la fábrica de aceite de orujo, la fabricación de jabón con los residuos del aceite (Jabón “Santa Amelia”), la creación de la empresa de transportes “Auto-Pileño” y la introducción en el municipio de la energía eléctrica hacia 1921, sentando las bases de la actual Medina Garvey. Complementó su actividad industrial con la agricultura, introduciendo en las tierras pileñas el cultivo de la vid riparia, los cereales, el tabaco y el algodón. El auge industrial se completa en 1934 con la creación de una industria de cueros artificiales.

medinagarvey.jpg