balsasPORTADA.jpg

EL DELEGADO DE AGRICULTURA DEL AYUNTAMIENTO DE PILAS, JUAN ANTONIO GARRIDO, SUPERVISA LA LIMPIEZA DE LAS BALSAS DE RESIDUOS DE ACEITUNAS

27/09/2012

Durante el mes de agosto se han llevado a cabo las tareas de limpieza de las balsas comunitarias en las que se depositan los residuos procedentes de la preparación y elaboración de la aceituna de mesa. En el extenso solar dedicado a tal fin acudió el Concejal de Agricultura del Ayuntamiento de Pilas, Juan Antonio Garrido, para comprobar de primera mano la realización de la tarea.

EL DELEGADO DE AGRICULTURA DEL AYUNTAMIENTO DE PILAS, JUAN ANTONIO GARRIDO, SUPERVISA LA LIMPIEZA DE LAS BALSAS DE RESIDUOS DE ACEITUNAS

Durante el mes de agosto se han llevado a cabo las tareas de limpieza de las balsas comunitarias en las que se depositan los residuos procedentes de la preparación y elaboración de la aceituna de mesa. En el extenso solar dedicado a tal fin acudió el Concejal de Agricultura del Ayuntamiento de Pilas, Juan Antonio Garrido, para comprobar de primera mano la realización de la tarea.

La Asociación de Elaboradores de Aceitunas de Mesa de Pilas A.D.E.A.M.P. de la que el concejal de Agricultura del Ayuntamiento de Pilas, Juan Antonio Garrido es su presidente, encargó el mes pasado la limpieza de las balsas de residuos de la aceituna a una empresa especializada. El hecho de encargar la limpieza, según el Concejal de Agricultura, es “porque desde su construcción en 2001, no se había llevado a cabo la limpieza de las balsas comunitarias. En estas fechas, con el verdeo, vuelve a aumentar el contenido de las balsas al verterse los líquidos resultantes de la elaboración de la aceituna de mesa, por lo que había que aprovechar el momento y sacar la máxima cantidad posible de residuos sólidos. Según el presupuesto que se ha contratado con Lavaderos Andalucía S.L. empresa certificada encargada de la limpieza, la cantidad de residuo extraído asciende a 800 metros cúbicos”, suponiendo un esfuerzo para la asociación de 47.200€.
La empresa ha depositado los residuos en un vertedero especializado, en el que tratan el líquido amparándose en el marco legal especificado por Medio Ambiente, en una depuradora en la que también tratan hidrocarburos. Durante quince días aproximadamente, los camiones han transportado los lodos más espesos de las balsas, ayudados por dos trabajadores que desde dentro de las balsas han arrastrado el espeso residuo hasta las bombas.
Según Juan Antonio Garrido, “lo que más interesa es eliminar el residuo más sólido, ya que el agua se evapora al salir de los aspersores que hay situados en los extremos superiores de las balsas y al resbalar por el polietileno. El problema que hay en años lluviosos es que las balsas recogen mucha agua, disminuyendo bastante su capacidad. Antes se utilizaban unos flotadores con aspas porque se creía que ayudaba a evaporar el agua, pero se ha comprobado que no es tan efectivo como los aspersores”.
Tal y como explicó Francisco Javier Díaz, dueño de Jadicamp S.L.U (empresa encargada del mantenimiento de las balsas) “las balsas no se llenan tanto como la gente piensa ni es tan problemático; al final, pese al mal olor, hay que comprender que la aceituna es una parte importante del motor económico e industrial del pueblo. Todos los meses viene medio ambiente a medir la capacidad de la balsa para calcular que no se vierten líquidos en otros sitios. De este modo, si ha llovido, ellos calculan el porcentaje que debe subir la balsa. Si la cantidad de residuos disminuyera podrían pensar que se está depositando la sustancia en otro lugar”.
 

balsas05

balsas02

balsas04

balsas01